Islamweb
1 de:- Ramadán Versículo del Corán Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {¡Oh creyentes, sed pacientes y perseverantes!} [Corán 3:200]   Hadiz  De Abu Huraira, Al-lah esté complacido con él que el Mensajero de Al-lah, sal-la Al-lahu ‘Alaihi Wa Sal-lam, dijo: “El salat en grupo de un musulmán es veintitantos grados mejor que si lo hace solo en su trabajo o en su casa. Y eso es porque si uno de vosotros hace el wudu con esmero, luego va a la mezquita con el único propósito de hacer el salat y sin otro motivo que le haga salir de su casa, por cada paso que diera, su rango se elevaría un grado y se le borraría una falta. Y así hasta que entrara en la mezquita. Y mientras está dentro de ella y se mantiene en oración, los Ángeles piden por él diciendo: ‘¡Oh Al-lah, ten misericordia de él y perdónale!’. Y así mientras no haga nada que rompa el wudu’ o dañe a alguien.” [Bujari y Muslim]   Du'a’ al observar la luna creciente  Al-lahu akbar, Al-lahumma ahil-lahu 'alainaa bil amni, wal imani, was salami wal islami, wat taufiqi lima tuhibbu wa tarda rabbuna wa rabbuka Al-lah. "Al-lah está por encima de todo, Oh Señor has que esta luna aparezca y estemos seguros, con fe, paz e Islam Concédenos realizar lo que amas y te complace, nuestro Señor. Por cierto que tu Señor (dirigiéndose a la luna) es Al-lah."  Ocurrió un día como hoy en Ramadán         ·         Inicio de la conquista de Egipto, año 20 de la Hégira (13-08-641 d.C.) Durante el gobierno del Califa Omar Ibn Al Jattab, que Al-lah Esté Complacido con él, el ejército musulmán llegó a Egipto bajo el mando de ‘Amru Ibn Al ‘As, que Al-lah Esté Complacido con él. ·         Sitio de la Fortaleza de Babilonia, año 20 de la Hégira (13-08-641 d.C.) Después de haber vencido a los bizantinos, el ejército islámico dirigido por ‘Amru Ibn Al ‘As, que Al-lah Esté Complacido con él, sitió la Fortaleza de Babilonia, situada en el Nomos de Heliópolis, en la orilla derecha (oriental) del Nilo, zona conocida hoy en día como el Cairo copto.   ·         Inicio de la Conquista de Andalucía, año 91 de:- la Hégira (03-07-710 d.C.) Musa Ibn Nusair envió a Tariq Ibn Malik a explorar una ruta que le permitiera al ejército islámico llegar a la Península Ibérica para su conquista.   ·         Incursión israelí al norte de la Franja de Gaza, año 1425 de la Hégira (15-10-2004) La arremetida israelí contar el territorio palestino dejó 110 muertos, 30 de ellos eran niños, y más de 400 heridos, entre los que se cuentan más de 200 menores. Este violento ataque en contra de la población civil palestina duró 17 días.
Sábado, Febrero 23, 2018
Jumaadaa Al-Aakhir 8, 1439

Las virtudes de leer el Corán

Reflexionar sobre los versos de Al-lah es una forma de adoración; es algo que acercará a al apersona hacia Al-lah, Glorificado sea. Esta reflexión no es irresponsable y errante, sino que incluye un estudio del Tafsir clásico (exégesis) de los ve...

más

Etiquetas para leer el Noble Corán

Es muy importante para ti, querido lector del Corán, observar los siguientes puntos: 1. No tocar el Corán si no se está en estado de pureza ritual (Wudu’), y solo recitarlo cuando se está en ese estado. 2. Cepillarse los dientes, mejo...

más

Formas beneficiosas de reflexionar sobre el Corán

Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Éste es el Libro bendito [el Sagrado Corán] que te revelamos [¡Oh, Muhammad!] para que mediten sobre sus preceptos, y recapaciten los dotados de intelecto.} [Corán 38:29] Reflexionar sobre el Cor&a...

más

Gemas de los tesoros del Corán

El Mensajero de Al-lah, Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Los mejores entre ustedes son aquellos que aprenden el Corán y lo enseñan”. [Bujari] ¿Qué es el Corán? El Corán es el Libro de Al-lah, el cual f...

más

Dolor de cabeza durante el ayuno

Pregunta: Casi siempre tengo dolor de cabeza en especial cuando ayuno Respuesta: Querido hermano, Hay muchas razones por las cuales los dolores de cabeza se repiten continuamente, una de las principales es la jaqueca, el estrés mental, problemas de la vista, de las fos...

más

Perdonar a otro te libera

Miércoles 14/11/2017

 Cuando era una niña pequeña, tenía a mi mejor amiga en la escuela. Éramos inseparables. Nos sentábamos juntas en clase, almorzábamos y jugábamos juntas en el recreo todos los días. Y luego un día, sin previo aviso, me anunció que ya no éramos amigas.

Quedé anonadada. ¿Qué había pasado que cambió las cosas? Mi padre notó mi ofuscamiento esa noche y me preguntó qué me pasaba. Llorando, le conté lo que había ocurrido.

Le dije que si alguna vez ella cambiaba de opinión y quería ser de nuevo mi amiga, yo no la perdonaría ni jugaría con ella de nuevo. Él me tomó en sus brazos y me dijo: “No guardes rencores. Debes aprender a perdonar a quienes pecan contra ti”.

¿Por qué el perdón es tan importante?
A pesar de que mi padre era un cristiano devoto y desde hace años soy una humilde conversa al Islam, aún encuentro sabiduría en sus palabras. Esta es una lección importante en el Islam. Comencé a aprenderla hace muchos años. Pero me tomó algún tiempo entender realmente el beneficio del perdón.

Fui obligada a recordar sus palabras siempre que alguien, de manera inconsciente, presionó mis botones. Siempre tuve que ser una persona calmada, tranquila y serena… hasta que me presionaban demasiado. Era entonces cuando dejaba que mi ira explotara.
En el pasado, dejaba que mi temperamento y mi lengua iracunda se llevaran lo mejor de mí. Si alguien me agraviaba, ¿por qué no podía retener mi perdón?

Pero en estos días soy mucho más propensa a pasar por alto las cosas que solían despertar mi ira. Contener mi cólera y evitar los rencores, ahí es donde enfoco mis esfuerzos en la actualidad.

La tolerancia y el perdón son características ideales de los seguidores devotos de esta religión. Todos hemos experimentado ira hacia otro. Quizás alguien intentó lastimarte a propósito. O quizás alguien te hizo daño intencionalmente, y te dio muchos problemas.
La ira se apodera de ti, moviéndose rápidamente por todo tu cuerpo como el fuego. Te comportas irracionalmente y eres ajeno al daño que les causas a los demás.

Aquellos que luchan por apegarse a las enseñanzas del Islam se cuentan entre los Muhsinin (aquellos que se destacan por hacer el bien). Ellos se resisten a permitir que su ira rebose. La ira es una enfermedad del corazón. Forja resentimiento y pesa sobre el alma.
Perdonar a alguien no es una debilidad. Esto eleva el estatus y honor de uno con Al-lah. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cuando el siervo de Al-lah perdona, Al-lah no le incrementa más que el honor. Nadie se humilla por la causa de Al-lah, sin que Al-lah eleve su estatus” [Muslim].

Vivir libre
Hay algunas personas que parecen ser amadas y respetadas por todos quienes las conocen. La ira y el resentimiento hacia los demás no es parte de su naturaleza. Ellos entienden que somos seres humanos, propensos a los errores y los malos actos.

Se dan cuenta del verdadero valor de ser tolerante y perdonar. Esto purifica el corazón y complace a Al-lah. El Mensajero de Al-lah afirmó: “A quien muere libre de tres pecados, Al-lah lo perdonará, si Al-lah quiere: asociar algo con Al-lah, practicar la magia o la hechicería, y guardar resentimiento hacia su hermano” [Bujari].

El perdón y la tolerancia hacia los demás les resulta natural a algunos. Pero para la mayoría de nosotros, esto requiere una buena dosis de esfuerzo. He aquí algunos consejos para guiarte por el camino correcto:

1. Ten en cuenta que todos cometemos errores. Todos somos humanos. De modo que los errores son parte del paquete. Espera y acepta ese hecho. A menudo hacemos o decimos cosas en el momento y luego quisiéramos retroceder y borrarlas. No hay forma de volver en el tiempo y deshacer una acción, pero podemos hacer cosas mejores para estar dispuestos a perdonar y continuar adelante.


2. Recuerda los momentos en que necesitaste el perdón. Ponte en los zapatos del otro. Piensa en los momentos en los que quizás heriste a alguien, intencionalmente o no, o cometiste un error. Si nunca fuiste perdonado, ¿cómo se siente eso? Si alguien ha sido lo suficientemente amable como para perdonar tus errores, piensa en lo bien que eso se siente. Trata de mantener ese sentimiento en tu memoria todo el tiempo.


3. Olvida. Una vez perdonas a alguien, deja el pasado atrás. No vuelvas a sacarlo a colación porque eso evita que sigas adelante. Si no puedes olvidarlo, probablemente aún guardas resentimiento e ira. Perdona por completo.


4. Resalta lo positivo. La mayoría del tiempo, si miras con suficiente atención, puedes hallar algo positivo en cualquier situación. Por ejemplo, si un buen amigo comete un error y comparte información privada que le pediste que no revelara, cuando lo perdonas ambos han aprendido también una lección acerca de las ramificaciones de no mantener la palabra.


5. Sigue el ejemplo de aquellos de mejor carácter. Piensa en aquellas personas en la comunidad que ejemplifican mejor la tolerancia y que perdonan fácilmente. Pon atención a su amabilidad y su naturaleza solidaria, y haz un esfuerzo por aplicar todo lo bueno que aprendas de ellos.

Ahora, ve y perdona. Y puede que seas perdonado.

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.