Islamweb
  13 de:- Ramadán Versículo del Corán Día Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {Y os probaremos hasta que se demuestre quiénes de vosotros son los muyahidin y quienes los pacientes.} [Corán 47:31]   Hadiz Ibn Mas’ud, Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, sallallaahu 'alayhi wa sallam:“No hay envidia (sana), excepto en dos casos: un hombre al que Al-lah hizo rico y gastó el dinero en corresponder a los derechos de Al-lah; y un hombre al que Al-lah dio la sabiduría y el conocimiento y actuó según él y lo enseñó.” [Bujari y Muslim]   Du’a al salir de casa Bismil-lahi tawak-kaltu 'ala Al-lah wa la haula wa la quwata il-la bil-lah. "En el nombre de Allah, me encomiendo en Allah, no hay fuerza ni poder salvo en Allah." Ocurrió un día como hoy en Ramadán  ·         Llegada de ‘Umar Ibn Al Jattab a Jerusalén y su conquista, año 15 de la Hégira (18-10-636 d.C.) Llega ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah Esté Complacido con él, a Palestina después de la campaña por la conquista de la Gran Siria (Sham). ‘Umar recibe las llaves de la ciudad de manos de los patriarcas y sacerdotes de la misma, y firma un acuerdo de paz con ellos respetando sus vidas y posesiones. ·         La gente de Córdoba le jura fidelidad a ‘Abdur-Rahman Bin Hisham, año 414 de la Hégira (28-11-1023 d.C.) La gente de Córdoba proclama Califa a ‘Abdur-Rahman Bin Hisham, apodado ‘Al Mustadh-hir bil-lah’. Su califato duró un mes y 17 días solamente. ·         Gobierno del Sultán Hasan Bin An-Nasir Muhammad Qalawun En el año 748 H/18-12-1347 d.C., Qalawun asume el liderazgo, aunque debido a su corta edad no contaba con poderes absolutos. El más sobresaliente monumento islámico de Egipto: la Escuela del Sultán Hasan. ·         Los musulmanes dominan Siracusa, año 264 de la Hégira (19-05-878 d.C.) Los musulmanes conquistan Siracusa en la isla de Sicilia.
Lunes, Mayo 27, 2018
Ramadan 11, 1439

Gemas de los tesoros del Corán

El Mensajero de Al-lah, Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Los mejores entre ustedes son aquellos que aprenden el Corán y lo enseñan”. [Bujari] ¿Qué es el Corán? El Corán es el Libro de Al-lah, el cual f...

más

Cómo te extrañamos Ramadán

Ciertamente, al siervo sincero de Al-lah le gusta cumplir con lo que Él Ha Ordenado y Establecido como forma de adoración, por lo que a los ojos del creyente esta responsabilidad que se le ha encomendado es vista como un honor y una forma de dignificar su ser. Por e...

más

¿Qué se cocina este Ramadán?

Todos decimos que Ramadán no se trata de comida, esto es cierto, pues se trata de abstinencia de comida. Hay que decir que muchos de nosotros comemos más en Ramadán de lo que lo hacemos en otras épocas del año, o por lo menos nos concentra...

más

Bienestar físico y espiritual a través del ayuno

Al Bujari, que Al-lah le Dé su perdón, registró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “El Paraíso tiene ocho puertas, y una de ellas es Ar-Raian; y por ella sólo pasarán los ayunadores”. As-Suiu...

más

El I’tikaf (El retiro en la mezquita)

· El I’tikaf consiste es un retiro específico en la mezquita para la exclusiva adoración de Al-lah. Este retiro es lícito tanto para hombres como para mujeres. · El I’tikaf implica la dedicación del alma a l...

más

Perdonar a otro te libera

Miércoles 14/11/2017

 Cuando era una niña pequeña, tenía a mi mejor amiga en la escuela. Éramos inseparables. Nos sentábamos juntas en clase, almorzábamos y jugábamos juntas en el recreo todos los días. Y luego un día, sin previo aviso, me anunció que ya no éramos amigas.

Quedé anonadada. ¿Qué había pasado que cambió las cosas? Mi padre notó mi ofuscamiento esa noche y me preguntó qué me pasaba. Llorando, le conté lo que había ocurrido.

Le dije que si alguna vez ella cambiaba de opinión y quería ser de nuevo mi amiga, yo no la perdonaría ni jugaría con ella de nuevo. Él me tomó en sus brazos y me dijo: “No guardes rencores. Debes aprender a perdonar a quienes pecan contra ti”.

¿Por qué el perdón es tan importante?
A pesar de que mi padre era un cristiano devoto y desde hace años soy una humilde conversa al Islam, aún encuentro sabiduría en sus palabras. Esta es una lección importante en el Islam. Comencé a aprenderla hace muchos años. Pero me tomó algún tiempo entender realmente el beneficio del perdón.

Fui obligada a recordar sus palabras siempre que alguien, de manera inconsciente, presionó mis botones. Siempre tuve que ser una persona calmada, tranquila y serena… hasta que me presionaban demasiado. Era entonces cuando dejaba que mi ira explotara.
En el pasado, dejaba que mi temperamento y mi lengua iracunda se llevaran lo mejor de mí. Si alguien me agraviaba, ¿por qué no podía retener mi perdón?

Pero en estos días soy mucho más propensa a pasar por alto las cosas que solían despertar mi ira. Contener mi cólera y evitar los rencores, ahí es donde enfoco mis esfuerzos en la actualidad.

La tolerancia y el perdón son características ideales de los seguidores devotos de esta religión. Todos hemos experimentado ira hacia otro. Quizás alguien intentó lastimarte a propósito. O quizás alguien te hizo daño intencionalmente, y te dio muchos problemas.
La ira se apodera de ti, moviéndose rápidamente por todo tu cuerpo como el fuego. Te comportas irracionalmente y eres ajeno al daño que les causas a los demás.

Aquellos que luchan por apegarse a las enseñanzas del Islam se cuentan entre los Muhsinin (aquellos que se destacan por hacer el bien). Ellos se resisten a permitir que su ira rebose. La ira es una enfermedad del corazón. Forja resentimiento y pesa sobre el alma.
Perdonar a alguien no es una debilidad. Esto eleva el estatus y honor de uno con Al-lah. El Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Cuando el siervo de Al-lah perdona, Al-lah no le incrementa más que el honor. Nadie se humilla por la causa de Al-lah, sin que Al-lah eleve su estatus” [Muslim].

Vivir libre
Hay algunas personas que parecen ser amadas y respetadas por todos quienes las conocen. La ira y el resentimiento hacia los demás no es parte de su naturaleza. Ellos entienden que somos seres humanos, propensos a los errores y los malos actos.

Se dan cuenta del verdadero valor de ser tolerante y perdonar. Esto purifica el corazón y complace a Al-lah. El Mensajero de Al-lah afirmó: “A quien muere libre de tres pecados, Al-lah lo perdonará, si Al-lah quiere: asociar algo con Al-lah, practicar la magia o la hechicería, y guardar resentimiento hacia su hermano” [Bujari].

El perdón y la tolerancia hacia los demás les resulta natural a algunos. Pero para la mayoría de nosotros, esto requiere una buena dosis de esfuerzo. He aquí algunos consejos para guiarte por el camino correcto:

1. Ten en cuenta que todos cometemos errores. Todos somos humanos. De modo que los errores son parte del paquete. Espera y acepta ese hecho. A menudo hacemos o decimos cosas en el momento y luego quisiéramos retroceder y borrarlas. No hay forma de volver en el tiempo y deshacer una acción, pero podemos hacer cosas mejores para estar dispuestos a perdonar y continuar adelante.


2. Recuerda los momentos en que necesitaste el perdón. Ponte en los zapatos del otro. Piensa en los momentos en los que quizás heriste a alguien, intencionalmente o no, o cometiste un error. Si nunca fuiste perdonado, ¿cómo se siente eso? Si alguien ha sido lo suficientemente amable como para perdonar tus errores, piensa en lo bien que eso se siente. Trata de mantener ese sentimiento en tu memoria todo el tiempo.


3. Olvida. Una vez perdonas a alguien, deja el pasado atrás. No vuelvas a sacarlo a colación porque eso evita que sigas adelante. Si no puedes olvidarlo, probablemente aún guardas resentimiento e ira. Perdona por completo.


4. Resalta lo positivo. La mayoría del tiempo, si miras con suficiente atención, puedes hallar algo positivo en cualquier situación. Por ejemplo, si un buen amigo comete un error y comparte información privada que le pediste que no revelara, cuando lo perdonas ambos han aprendido también una lección acerca de las ramificaciones de no mantener la palabra.


5. Sigue el ejemplo de aquellos de mejor carácter. Piensa en aquellas personas en la comunidad que ejemplifican mejor la tolerancia y que perdonan fácilmente. Pon atención a su amabilidad y su naturaleza solidaria, y haz un esfuerzo por aplicar todo lo bueno que aprendas de ellos.

Ahora, ve y perdona. Y puede que seas perdonado.

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.