Islamweb
   8 de Ramadán Versículo del Corán Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {Al-lah no obtendrá de vosotros ni la carne ni la sangre de vuestro sacrificio sino vuestra verdadera intención.} [Corán 22:37]   Hadiz De Ibn ‘Abbas y Anas Ibn Malik, Al-lah esté complacido con ellos, que el Mensajero de Al-lah, sal-la Al-lahu ‘Alaihi Wa Sal-lam, dijo: “Aunque tuviera el hijo de Adam un valle repleto de oro, (por codicia) le gustaría tener dos y sólo conseguiría llenar su estómago (codicia) con la tierra de su sepultura. Y Al-lah perdona al arrepentido de todo lo que se arrepienta.” [Bujari y Muslim]   Du'a por quien invita a comer Al-lahumma barik lahum fima razaqtahum, wagfir lahum war hamhum. "Oh Señor, bendice lo que les has concedido, perdónalos y ten misericordia de ellos."  Ocurrió en un día como hoy en Ramadán  ·         Batalla de Tabuk, año 9 de la Hégira (18-12-630 d.C.) Los musulmanes guiados y comandados por el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, se dirigieron a Tabuk para retener el ataque que habían planeado los bizantinos, secundados por unas cuantas tribus árabes de la región, pese a las altas temperaturas que se dieron ese año y las dificultades. Al llegar a Tabuk se encontraron con que los bizantinos habían huido, así que al final no hubo encuentro alguno entre los dos ejércitos.   ·         Victoria de los samánidas sobre los gaznávidas, año 431 de la Hégira (23-05-1040 d.C.) El sultán selyucí Tugrïl Beg venció a las fuerzas de los gaznávidas en la Batalla de Dandaqan, tomando el control de Jorasán (hoy en día una de las provincias del norte de Irán). Este triunfo le permitió establecer el más fuerte estado en la región.   ·         Alp Arsalán se convierte en el segundo sultán de la dinastía Selyúcida, año 455 de la Hégira (04-09-1063 d.C.)       Alp Arsalán sucedió a su padre Tugrïl Beg, fundador de la dinastía Selyúcida. En el año 1071, su victoria sobre el Imperio Bizantino en la batalla de Manzikert abrió el camino para la circunstancial conquista turca de Anatolia.  
Miércoles, Mayo 22, 2018
Ramadan 6, 1439

La cura para el corazón está en el Corán

Al-lah, el Todopoderoso, Dice en el Corán (lo que se interpreta en español): {Y Revelamos el Corán como cura para los corazones y misericordia para los creyentes…} [Corán 17:82] Y también (lo que se interpreta en español): {¡...

más

Ramadán en Palestina

Podemos decir, tristemente, que el mes de Ramadán en Palestina adquiere un carácter sombrío dado que la población vive sometida a condiciones miserables e inhumanas. Al empezar el mes de Ramadán, las compras y los preparativos están limi...

más

Etiquetas para leer el Noble Corán

Es muy importante para ti, querido lector del Corán, observar los siguientes puntos: 1. No tocar el Corán si no se está en estado de pureza ritual (Wudu’), y solo recitarlo cuando se está en ese estado. 2. Cepillarse los dientes, mejo...

más

Cómo te extrañamos Ramadán

Ciertamente, al siervo sincero de Al-lah le gusta cumplir con lo que Él Ha Ordenado y Establecido como forma de adoración, por lo que a los ojos del creyente esta responsabilidad que se le ha encomendado es vista como un honor y una forma de dignificar su ser. Por e...

más

No los olvides en el ‘Id

Ramadán nos deja. Ya todos sus días han pasado y también sus virtuosas noches se ha marchado con todas las buenas obras que hemos dejado atrás, pedimos a Al-lah Su aceptación. Debemos tener cuidado de que las huellas positivas que dejó e...

más

Reflexiones sobre el Adhan y su significado (Parte 2 de 5)

Jueves 25/10/2017

 Lo que se pronuncia al escuchar el Adhan es una prueba de su entendimiento

Una de las señales que indican que el Adhan no tiene como objetivo único el convocar a los musulmanes a la oración, es lo que se dice cuando se escucha este llamado. El Islam insta al musulmán a que repita lo mismo que escucha del muecín y lo motiva prometiéndole como recompensa por este acto el Paraíso, tal como fue registrado por Muslim en el Hadiz. Esto es importantísimo, pues es una doble oportunidad que se le da a la persona de entender y reflexionar sobre las maravillosas palabras de este llamado: la primera cuando escucha a quien lo pronuncia, y la segunda al repetir lo mismo que este dice. Es sabido que cuando en el Islam se pide que se escuche algo en especial, se lo hace con el objetivo de que se reflexione y sea atendido con el corazón.

El que se deba repetir cuidadosamente lo que está diciendo el que hace el Adhan, sin adelantársele o retrasarse demasiado, fundamenta la idea de que el llamado a la oración encierra grandes significados que se pretende recordarles a todas las personas cada vez que se entona.

Una vez se termina de escuchar y repetir el Adhan, la Sunnah nos enseña que cada quien realice la siguiente súplica: “Al-lahumma Rabba hadhihi ad-da’wati-tamma was-salatil qa’ima, ati Muhammad Al Wasila wal Fadila wab’azu maqamam Mahmudan al-ladhi wa’attahu (¡Oh, Al-lah! Señor de este llamado perfecto, y esta oración establecida, concede a Muhammad Al-Wasila (una estación del Paraíso) Wal-Fadila (rango por encima del resto de la Creación) como se lo prometiste)”. ‘Abdul-lah ibn ‘Amru, que Al-lah esté complacido con él, relató que escuchó al Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, decir: ~“Cuando escuchen el Adhan repitan lo mismo que dice el muecín. Luego, cuando acabe, pidan bendiciones para mí, pues quien lo hace recibirá diez bendiciones como recompensa. Después, supliquen que se me conceda Al Wasila, que es una parte del Paraíso que solo será dada a un siervo de todos los siervos de Al-lah, y yo espero ser ese siervo. Quien pide para mí esto, le será permitida mi intercesión”~~ [Muslim]. Así que si el creyente responde este llamado, yendo a la mezquita y cumpliendo con la oración como se debe, logrará el éxito en esta y la Otra Vida.

El Adhan es un resumen completo del mensaje del Islam y su llamado. Esto porque está compuesto por las dos Shahadas (declaración de fe). Como sabemos, el Islam se asienta sobre dos grandes fundamentos: el primero de ellos es el principio de que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, es decir: Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah. Y el segundo es que Al-lah debe ser adorado de la forma en que fue transmitida por el Mensajero de Al-lah, Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, lo que contempla la frase: Ash-hadu anna Muhammad Rasulul-lah. Por eso es que las dos Shahadas son el primer pilar práctico del Islam.

Así como en el Adhan se pronuncia “Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah” y “Ash-hadu Anna Muhammad Rasulul-lah”, también se dice: Haya ‘alas-sala, haya ‘alal falah (vengan a la oración, vengan al éxito). La oración es una forma práctica de aplicar las dos Shahadas. Mientras ora, el musulmán repite más de una vez: Iyaka na’budu wa iyaka nasta’in (solo a Ti adoramos y solo de Ti imploramos ayuda), esta parte conforma lo que encierra “Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah”; y “Ihdina siratal mustaquim” (guíanos por el sendero recto) expresa lo que señala “Ash-hadu anna Muhammad Rasulul-lah”.

Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah y Ash-hadu anna Muhammad Rasulul-lah:

En el Islam, una persona es considerada musulmana o no musulmana con el hecho de aceptar y pronunciar esta frase o no. Para que una frase marque esta diferencia tan “radical”, la creencia o la negación de la fe, debe ser porque sus palabras son el compendio y la síntesis de todo lo que es el Islam en sí. Además, no debemos olvidar que la divulgación del Islam inició con la invitación a decir “La ilaha il-la Al-lah” y la promesa de éxito para quien la respondiera. Lo anterior nos da la base para afirmar que las dos Shahadas tienen un significado más amplio del que muchos creen, y que de la conciencia y el entendimiento que de ellas se tenga, sumado a la puesta en práctica, depende la felicidad y el éxito de la persona en esta vida y la del más allá.

Ahora nos asaltan dos cuestiones principales:

1. ¿Qué entendía la gente al escuchar estas palabras y este llamado?

2. ¿El rechazo de muchos a esta invitación era a la simple pronunciación de las dos Shahadas o a la responsabilidad que implica su conocimiento y aplicación?

Aquellos que aceptaron el llamado y pronunciaron la declaración de fe islámica, sabían que al hacerlo estaban dirigiéndose a un cambio total y a una revolución en sus vidas, que estaban dejando atrás la Yahilia (como se conoce la época preislámica, llamada también la era de la ignorancia), sus principios, ritos y costumbres, y que estaban entrado al mundo del Islam. Esto porque las personas a las que era dirigido este llamado entendían que eran más que palabras que se pronunciaban, ellas entendían, no solo la parte idiomática, sino que además, comprendían el fondo de este compromiso y lo que él implicaba.

Hoy en día nos encontramos con un problema grave que afecta la misma creencia de muchos musulmanes, este es el hecho de que ellos escuchen y repitan las dos Shahadas pero no tienen la mínima conciencia de su significado o parte del mismo, esto es lo que ha llevado a que haya un mal entendimiento de la misma religión y a que la nación islámica esté cada vez más dividida. Al haberse alejado la gente del Corán y de la Sunnah, se los ve repitiendo como loros el Adhan y el segundo llamado una y otra vez, pero lamentablemente, sus corazones y entendimiento no están siguiendo lo que entra por sus oídos y sale por sus lenguas.

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.