Islamweb
 11 de:- Ramadán Versículo del Corán Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {De los asuntos más grandes, quien tuvo paciencia y supo perdonar.} [Corán 59:43]   Hadiz  De ‘Abdurrahman ‘Abdala Ibn ‘Umar Ibn Al Jattab, Al-lah esté complacido con los dos, que oyó decir al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz: “Hace algún tiempo partieron tres individuos hasta que llegaron a una cueva y entraron en ella para pasar la noche y una vez dentro, se desprendió una roca de la montaña y taponó la entrada, quedándose atrapados. Y se dijeron: ‘Realmente no nos libraremos de esta roca mientras no invoquemos a Al-lah con la más recta de nuestras acciones.’ Empezó uno de ellos su relato diciendo: ‘¡Oh Al-lah! Yo tenía unos padres ancianos a los que daba de beber antes que a nadie, pero un día me alejé de ellos demasiado, tratando de encontrar pasto para el ganado, por lo que tardé en volver a casa y cuando regresé los encontré durmiendo; así que ordeñé para darles de beber la leche y no quise ni despertarles ni dársela de beber a nadie antes que a ellos. Entonces me quedé con el cuenco en la mano, esperando a que se despertaran hasta el amanecer y los niños llorando de hambre a mis pies. Por fin se despertaron y les di de beber su leche. ¡Oh Al-lah, si esto lo hice tratando de complacerte, libéranos de esta roca!’ Y en ese momento se descorrió un poco la roca sin que pudieran salir aún. A continuación dijo otro: ‘¡Oh Al-lah! Yo tenía una prima a la que quería más que a nadie, tanto como puede querer un hombre a una mujer. Pues, quise hacer el amor con ella pero me lo impidió y se alejó de mí. Hasta que llegó un año de sequía, vino a mí y le di ciento veinte dinares a fin de que se quedara a solas conmigo. De manera que ella accedió en principio a mi pretensión. Y cuando me senté entre sus piernas, estando a punto de tomarla dijo: ‘Teme a Al-lah y no lo hagas si no es con su legítimo derecho. Así que me retiré de ella dejándole el oro que le había dado, siendo la persona que más quería. ¡Oh Al-lah, si esto lo hice por complacerte, sácanos de aquí!’ Y se descorrió otro poco la roca, sin que todavía pudieran salir de la cueva. Después dijo el tercero: ‘¡Oh Al-lah! Yo contraté unos trabajadores y a todos les di su salario, excepto a uno que se marchó sin él. Pero lo invertí y se multiplicó su dinero. Hasta que vino un día y me dijo: ‘¡Siervo de Dios, págame el salario que me debes!’ Entonces le dije: ‘Todo esto que ves es de tu sueldo: camellos, vacas y corderos.’ Él me respondió: ‘¡Siervo de Dios, no te burles de mí!’ Y le dije: ‘No me estoy burlando de ti.’ Finalmente lo cogió todo y se lo llevó sin dejar nada. ‘¡Oh Al-lah, si hice esto tratando de complacerte, libéranos de aquí!’ Y en ese preciso instante, se apartó la roca para que salieran y se marcharon.” [Bujari y Muslim]   Qué se dice al levantarse de dormir Alhamdulil-lah al-ladhi ahiana ba'ada ma amatana wa ilaihin-nushur. Alabado sea Al-lah, quien me ha devuelto la vida (e.d. despertarme), luego de haberme dado la muerte (e.d. del sueño) y a Él será el retorno. Ocurrió en un día como hoy en Ramadán ·         Se hace pública la causa de los abasíes en Jorasán, año 129 de la Hégira (15-05-477 d.C.) Abu Muslim Al Jorasani hace pública la pretensión de los abasíes al Califato. ·         Carta de Hulagu al Califa Al Mu’tasim Bil-lah, año 665 de la Hégira (21-10-1257 d.C.) El líder mongol Hulagu escribe al Califa abasí Al Mu’tasim Bil-lah, exigiéndole rendirse y someterse a sus órdenes públicamente. ·         Muerte del Imam Ibn Al Yawzi, año 597 de la Hégira (16-06-1200 d.C.) Fallece el Imam Abu Al Faray Bin Al Yawzi, Shaij de Irak, Imam del Hadiz, el Fiqh, lingüista y exégeta. Escribió muchos libros, cerca de 300, entre ellos: Al Muntadhim fi Tarij Al Muluk wal Umam, Safu As-Safwah y Ajbar Al Adhkia’.
Sábado, Mayo 25, 2018
Ramadan 9, 1439

Cómo mejorar tu relación con el Corán

Se recomienda a todo creyente, hombre y mujer, recitar el Libro de Al-lah, el Sagrado Corán, a menudo, con la meditación y comprensión debidas. Esto se puede hacer usando una copia impresa del Corán o de lo que se tiene memorizado. Al-lah, Glorificado ...

más

Las virtudes de leer el Corán

Reflexionar sobre los versos de Al-lah es una forma de adoración; es algo que acercará a al apersona hacia Al-lah, Glorificado sea. Esta reflexión no es irresponsable y errante, sino que incluye un estudio del Tafsir clásico (exégesis) de los ve...

más

Ramadán en Palestina

Podemos decir, tristemente, que el mes de Ramadán en Palestina adquiere un carácter sombrío dado que la población vive sometida a condiciones miserables e inhumanas. Al empezar el mes de Ramadán, las compras y los preparativos están limi...

más

Bienvenido Ramadán

Todas las alabanzas sean para Al-lah, al igual que todo el agradecimiento, porque Ha Concedido Sus favores con los cuales ha dado alegría a Sus criaturas; y que la paz de Al-lah sea con el Profeta Muhammad, su familia, sus Sahabah y todos aquellos que sigan su senda hasta ...

más

Bienestar físico y espiritual a través del ayuno

Al Bujari, que Al-lah le Dé su perdón, registró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “El Paraíso tiene ocho puertas, y una de ellas es Ar-Raian; y por ella sólo pasarán los ayunadores”. As-Suiu...

más

¿Quieres la salvación? - II

Jueves 08/08/2012

 Las alas del pájaro

Querido hermano, si quieres vivir bajo el amparo de tu Señor en este mundo y esperas estar a Su lado luego de haber pasado a la otra vida, debes acercarte a Al-lah tan rápido como te sea posible. No debes hacerlo caminando lentamente, sino rápidamente como un pájaro y volar en los cielos de la fe. Mientras más fuertes sean tus alas, más deseos podrás cumplir. Pero, ¿sabes dónde puedes encontrar tus alas?


Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “El corazón, en su viaje hacia Al-lah, es como un pájaro: el amor es su cabeza, y el temor y la esperanza son sus alas. Cuando la cabeza y las alas están en armonía, el pájaro vuela con gracia. Si se corta la cabeza el pájaro muere. Si el pájaro pierde una de sus alas, se convierte en blanco para cualquier cazador o depredador”. [Madariy As-Salikin]
¡No puedes volar sin alas! ¡No puedes acercarte a tu Señor sin un corazón en el cual florezcan los valles del temor y la esperanza!
Estas son señales importantes en el camino de la educación hacia el cual Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, nos dirige. Esto significa que un corazón que se mueve hacia Al-lah, el Todopoderoso, debe tener una estrategia que incluye dos elementos: el temor y la esperanza.
El cabello se vuelve blanco
Al meditar sobre las biografías de los Profetas y Mensajeros de Al-lah, la paz sea con todos ellos, encontraremos que tenían un gran temor de Al-lah, el Todopoderoso. El maestro de aquellos que temen al Señor del universo, el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, se encuentra encabezando esta lista. Observemos estas palabras con las cuales él quiso expresar su temor a su Señor: “Yo veo lo que ustedes no ven y escucho lo que ustedes no escuchan. El cielo hace un sonido como gimiendo, y tiene el derecho de hacerlo, porque no hay espacio en él donde quepan cuatro dedos sin que no haya un ángel colocando su frente en postración a Al-lah. Por Al-lah, si ustedes supieran lo que yo sé, reirían poco y llorarían mucho, no disfrutarían de sus mujeres y saldrían por las calles suplicando a Al-lah” .
Fue narrado bajo la autoridad de Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, que Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “¡Oh, Mensajero de Al-lah, te han salido canas!” Él respondió: “Las Suras Hud, Al Waqi‘ah, Al Mursalat, An-Naba’ y At-Takwir, volvieron blanco mi cabello” . [Al Albani]


El temor a Al-lah debido al mensaje existente en esas Suras volvió blanco el cabello del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam.


Los herederos del temor (de Al-lah)


Los Compañeros del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, heredaron de él el temor de Al-lah. Describiendo esto, Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Reflexionando sobre la vida de los Compañeros, que Al-lah esté complacido con todos ellos, descubrimos que trabajaron duro y fueron muy temerosos de Al-lah, el Todopoderoso. Por el contrario, nosotros hacemos poco pero no tenemos temor de Al-lah. He aquí el ejemplo de As-Siddiq diciendo: ‘Desearía ser un cabello en el costado de un creyente’”.


Se narró también que él solía agarrar su lengua y decir: “Esta fue la razón detrás de mi destrucción”. Solía llorar frecuentemente y decía: “Llora, y si no puedes llorar, entonces haz como si lloraras”. [Ad-Da’ Wad-Dawa’ de Ibn Al Qaiem]


Se narró que Tamim Ad-Dari, que Al-lah esté complacido con él, una noche recitó la Sura “La Arrodillada”, y cuando llegó al versículo en el que Al-lah, el Todopoderoso, dice (lo que se interpreta en español): {¿Acaso quienes obran mal piensan que los consideraremos igual que a quienes creen y obran rectamente, tanto en esta vida como en la otra? ¡Qué mal que piensan!} [Corán 45:21], se mantuvo repitiéndolo y llorando hasta la mañana”. [Sifat As-Safwah de Ibn Al Yawzi]


Los virtuosos siguen el mismo camino


Fátima bint ‘Abdul Malik, esposa de Omar ibn ‘Abdul ‘Aziz, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, le dijo a Mughirah ibn Al Hakam: “Puede haber entre la gente quienes recen y ayunen más que Omar. Pero nunca he visto a nadie que tema a su Señor más de lo que Omar Le temía. Él solía realizar la oración del ‘Isha (la oración de la noche) y luego se sentaba en su lugar de oración, y suplicaba y lloraba hasta que quedaba dormido. Luego se despertaba y volvía a suplicar y llorar hasta que se quedaba dormido. Y continuaba haciendo lo mismo hasta la mañana”. [Siar A‘lam An-Nubala’ de Adh-Dhahabi]


Cierta vez, Omar, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, lloró y entonces Fátima lloró y todos los habitantes de su casa también lloraron. Sin embargo, ninguno de ellos sabía por qué los otros estaban llorando. Cuando dejaron de llorar, Fátima dijo: “Oh, Líder de los creyentes, daría a mi padre y a mi madre en rescate por ti, ¿por qué estabas llorando?” Él respondió: “Recordé cuando la gente será dividida en dos grupos ante Al-lah, un grupo en el Paraíso y otro grupo en el Infierno”.


Al Marwazi dijo: “Cuando Abu ‘Abdul-lah, es decir, Ahmad ibn Hanbal, recordaba la muerte, era abrumado por las lágrimas. Solía decir: ‘El temor de Al-lah me impide comer y beber. Cuando recuerdo la muerte, todos los asuntos mundanales pierden su importancia ante mis ojos. Esta es sólo una comida inferior y una vestimenta inferior (comparada con las del Paraíso). Estos son sólo unos pocos días. Nada es seguro excepto la pobreza. Si pudiera, me iría (de este pueblo), para que nadie me conociera ni me elogiara’”. [Siar ‘Alam An-Nubala’ de Adh-Dhahabi]

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.