Islamweb
  13 de:- Ramadán Versículo del Corán Día Dice Al-lah, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {Y os probaremos hasta que se demuestre quiénes de vosotros son los muyahidin y quienes los pacientes.} [Corán 47:31]   Hadiz Ibn Mas’ud, Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, sallallaahu 'alayhi wa sallam:“No hay envidia (sana), excepto en dos casos: un hombre al que Al-lah hizo rico y gastó el dinero en corresponder a los derechos de Al-lah; y un hombre al que Al-lah dio la sabiduría y el conocimiento y actuó según él y lo enseñó.” [Bujari y Muslim]   Du’a al salir de casa Bismil-lahi tawak-kaltu 'ala Al-lah wa la haula wa la quwata il-la bil-lah. "En el nombre de Allah, me encomiendo en Allah, no hay fuerza ni poder salvo en Allah." Ocurrió un día como hoy en Ramadán  ·         Llegada de ‘Umar Ibn Al Jattab a Jerusalén y su conquista, año 15 de la Hégira (18-10-636 d.C.) Llega ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah Esté Complacido con él, a Palestina después de la campaña por la conquista de la Gran Siria (Sham). ‘Umar recibe las llaves de la ciudad de manos de los patriarcas y sacerdotes de la misma, y firma un acuerdo de paz con ellos respetando sus vidas y posesiones. ·         La gente de Córdoba le jura fidelidad a ‘Abdur-Rahman Bin Hisham, año 414 de la Hégira (28-11-1023 d.C.) La gente de Córdoba proclama Califa a ‘Abdur-Rahman Bin Hisham, apodado ‘Al Mustadh-hir bil-lah’. Su califato duró un mes y 17 días solamente. ·         Gobierno del Sultán Hasan Bin An-Nasir Muhammad Qalawun En el año 748 H/18-12-1347 d.C., Qalawun asume el liderazgo, aunque debido a su corta edad no contaba con poderes absolutos. El más sobresaliente monumento islámico de Egipto: la Escuela del Sultán Hasan. ·         Los musulmanes dominan Siracusa, año 264 de la Hégira (19-05-878 d.C.) Los musulmanes conquistan Siracusa en la isla de Sicilia.
Lunes, Mayo 27, 2018
Ramadan 11, 1439

El Corán: el camino hacia la salvación

El Libro de Al-lah es la lluvia que hace brotar la verdadera vida sobre la tierra. Doy testimonio que no hay nada ni nadie que merezca ser adorado, sino solamente Al-lah, Quien no tiene copartícipes ni iguales; el Señor de los Mensajeros, el Creador de los cielos y...

más

Formas beneficiosas de reflexionar sobre el Corán

Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Éste es el Libro bendito [el Sagrado Corán] que te revelamos [¡Oh, Muhammad!] para que mediten sobre sus preceptos, y recapaciten los dotados de intelecto.} [Corán 38:29] Reflexionar sobre el Cor&a...

más

Ayuno y salud

El Islam llama a que la gente cuide de su salud y la preserve, ya que esta es una de las inversiones capitales de esta vida. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos dijo que el creyente fuerte es mejor y más querido para Al-lah que el débil. La raz&oacut...

más

La sabiduría detrás del ayuno

Uno de los nombres de Al-lah es Al Hakim (el Infinitamente Sabio), Al-lah es infinitamente Sabio en lo que Decreta, en lo que Ordena, en lo que Prohíbe, en lo que Predestina y en lo que Legisla. Al-lah Puede Informar a la gente de la sabiduría detrás de cier...

más

Cómo era el Qiam del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, durante Ramadán

El Qiam (la oración voluntaria de la noche) es uno de los actos de adoración más recomendados, y se anima realizarlo más aún durante el mes de Ramadán. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Men...

más

Anticipando Ramadán

Martes 30/07/2012

 Ramadán está a la vuelta de la esquina. Será una gran bendición para aquellos de nosotros que vivamos para verlo y recoger sus invaluables frutos. Este es un tiempo de Taqwa (piedad), de Iman (fe), y de Ihsan (excelencia en la adoración). Es un tiempo para la renovación de la fe, para una renovación de nuestro compromiso con Al-lah, el Todopoderoso, para recargar nuestras almas para hacer frente a las batallas que el nuevo año nos depara. Sin embargo, este Ramadán pasará para muchos sin siquiera sentirlo. ¡Qué gran pérdida para aquellos que ni siquiera lo sientan! ¡Y cuán afortunados son aquellos cuyas noches sean bendecidas con lágrimas de amor y temor, y sus días con la dulce hambre y sed del ayuno!

Al-lah, el Todopoderoso, rompe la monotonía de la vida humana estableciendo tiempos y lugares que Él, en Su infinita sabiduría y conocimiento, ha hecho especiales o “Mubarak” (benditos), que poseen el toque especial de la Barakah de Al-lah (bendiciones de Al-lah). El concepto de “Barakah” es extremadamente importante ya que aparece muy frecuentemente en el Noble Corán y las narraciones proféticas.

El Concepto de Barakah tiene una especie de misterio inherente. El siervo devoto no sabe con exactitud cómo, cuándo y en qué forma se incrementará lo prometido o la aceptación descenderá; por lo tanto, se mantiene expectante sobre aquella recompensa que aún no ve y sigue adelante, continúa esforzándose por alcanzarla. Ella está escondida en algunos momentos de la noche, en algunos bocados de comida, en algunos días de la semana, algunos meses del año, y en algunas ciudades o lugares del mundo. Nadie lo sabe, sino sólo el Omnisapiente, Al-lah, el Todopoderoso.

Incluso una mirada superficial a la historia de diferentes culturas muestra que los seres humanos tienen un instinto atemporal para separar lo especial de lo mundano y para distinguir lo sagrado de lo profano. Esta distinción ha constituido la esencia de la adoración en todas las sociedades humanas, primitivas o modernas. En la verdadera religión de Al-lah, el Todopoderoso, toda la devoción y adoración se dirige a Al-lah y únicamente a Él. Sin embargo, para romper nuestra rutina, para captar nuestra atención, para desafiar nuestro intelecto, para saciar nuestra sed espiritual y, finalmente, para satisfacer nuestra necesidad instintiva de adoración, devoción y amor, Al-lah, el Todopoderoso, ha escogido para nosotros, por Su sabiduría, símbolos tangibles. Estos símbolos de tiempo y espacio, de momentos sagrados y lugares benditos, son una ayuda para nuestra adoración. Ramadán es quizás el más rico, el más grande y el más cargado de estos símbolos.

La moderna sociedad secular ha hecho estragos en este sentido de santidad, dejándonos sin los símbolos y su espiritualidad y misterio. Rodeados por edificios, carros, computadores, autopistas y aparatos hechos por el hombre, nos hemos olvidado del Creador de los artífices de dichas trivialidades. A menudo los correos electrónicos se anteponen a la oración, la ficción barata desplaza al Corán, las revistas de moda remplazan a los libros beneficiosos, los programas de deportes en la televisión toman el lugar de cualquier momento de reflexión que pudiéramos tener. Tan es así, que el mes de Ramadán toma a muchos por sorpresa cuando en nuestro noticiero favorito anuncian que “los musulmanes están iniciando Ramadán mañana”.

Ramadán llega a muchos de nosotros sin provocar entusiasmo en el corazón o expectación en la mente. Toda la alegría de su espera y los recuerdos de su presencia son dejados de lado por el desorden de nuestras ocupadas vidas, por el eco de los susurros de Satanás.

Si estás ocupado, pero no necesariamente con mucho por hacer en términos de verdaderas responsabilidades en tu vida, es decir, que no hay Barakah en el tiempo y esfuerzos que inviertes, y no tienes ningún “tiempo libre” para reflexionar sobre el mensaje de Al-lah, entonces ten por seguro que quien te mantiene ocupado no es otro más que Satanás. La solución es fácil: busca el refugio de Al-lah. Pero el estar atento y preparado permanentemente para buscar el refugio de Al-lah es lo que se convierte en el reto más difícil. Los tiempos y lugares de Barakah especial nos ayudan a hacer precisamente eso.

No estés muy ocupado para Ramadán. Las cosas pequeñas como los anuncios de la mezquita sobre Ramadán y otros días y noches sagrados, conversaciones con tus familiares y amigos acerca de tus planes para leer el Corán, y el estímulo mutuo para realizar buenas acciones pueden hacer maravillas. Busca bendiciones haciendo un seguimiento de los días y los meses en el calendario islámico, ayunando los días recomendados, y dando paseos por el campo para reflexionar sobre la creación de Al-lah, el Todopoderoso. Aprende los dichos del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, acerca de los tiempos bendecidos como Ramadán, e intensifica tu adoración, actos de devoción y súplicas durante esos tiempos. No te canses de pedir las bendiciones y la misericordia de Al-lah. Prepárate para encontrarte con Ramadán y aprovechar todos sus dones. Reza para que Ramadán te toque con sus incalculables bendiciones.

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.