Islamweb
   10 de:- Ramadán Versículo del Corán Dice Al-la, Altísimo sea (lo que se interpreta en español): {Y os exhorta a que pidáis perdón a vuestro Señor y os arrepintáis, pues así Al-lah os concederá de Sus gracias hasta un plazo determinado, y recompensará a todo aquel que obre el bien.} [Corán 11:3]   Hadiz De Abu ‘Abbas ‘Abdala Ibn ‘Abbas Ibn ‘Abdul Mutalib, Al-lah esté complacido con los dos que el Mensajero de Al-lah, sallallaahu 'alayhi wa sallam, en aquello que relató de su Señor, Altísimo sea, dijo: “Ciertamente Al-lah ha escrito las hasanas y las faltas y después el Profeta, , sal-la Al-lahu ‘Alaihi Wa Sal-lam, las ha aclarado: Quien quiso hacer una buena acción y luego no la hizo, Al-lah le registró una hasana completa y si quiso hacerla y la hizo, Al-lah le registró diez hasanas o muchas más, y si quiso hacer una mala acción y después no la hizo, Al-lah le registró una hasana completa, pero si pensó hacerla y la hizo, Al-lah le registró una sola falta.” [Bujari y Muslim]   Du’a de aquel que es invitado a desayunar Aftara 'índakum as-sai’muna wa akala Ta'amakumul abraru, wa Sal-lat 'alaikumul malai’katu. "Han desayunado con vosotros los ayunantes y han comido vuestro alimento los piadosos y han orado por vosotros los ángeles."  Ocurrió un día como hoy en Ramadán  ·         Inicio de la marcha hacia la conquista de la Meca, año 8 de la Hégira (01-01-630 d.C.) Este año, el 8 de la Hégira, es conocido como el año del Fath (conquista, liberación, apertura). Con la anuencia de Al-lah, Su Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, logró materializar, con el apoyo de sus Sahabah, que Al-lah Esté Complacido con todos ellos, grandes avances en la Da’wah y la declaración de la supremacía del Islam en toda la Península Árabe. En Ramadán marcharon hacia Meca para liberarla definitivamente de la incredulidad y la idolatría.   ·         Fallece Jadiyah Bint Juwailid, que Al-lah Esté Complacido con ella, año 620 d.C.      10 años después del comienzo de la revelación y 3 años antes de la Hegira, muere la madre de los creyentes, Jadiyah Bint Juwailid, esposa del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam. ·         Batalla de Mansura       Shayarah Ad-Durr, esposa del Sultan As-Salih, vence en la batalla de Mansura al rey francés Luis IX, haciéndolo prisionero. Esto ocurrió durante la séptima cruzada, en Ramadán del año 648 H/1250 d.C.  ·         Martirio de Sa’id Bin Yubair, año 95 de la Hégira (714 d.C.) Muere mártir Sa’id Bin Yubair a manos del Hayyay Bin Yusuf. ·         Victoria de los otomanos sobre los safávidas en la batalla de Shamahi Los turcos otomanos derrotan a los safávidas en el Cáucaso en la batalla de Shamahi. Los safávidas perdieron en esta batalla 15 mil soldados. Esta batalla fue parte de la pugna entre ambos imperios por el control del mundo islámico.
Viernes, Mayo 24, 2018
Ramadan 8, 1439

El Corán: el camino hacia la salvación

El Libro de Al-lah es la lluvia que hace brotar la verdadera vida sobre la tierra. Doy testimonio que no hay nada ni nadie que merezca ser adorado, sino solamente Al-lah, Quien no tiene copartícipes ni iguales; el Señor de los Mensajeros, el Creador de los cielos y...

más

Ramadán en Palestina

Podemos decir, tristemente, que el mes de Ramadán en Palestina adquiere un carácter sombrío dado que la población vive sometida a condiciones miserables e inhumanas. Al empezar el mes de Ramadán, las compras y los preparativos están limi...

más

Formas beneficiosas de reflexionar sobre el Corán

Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Éste es el Libro bendito [el Sagrado Corán] que te revelamos [¡Oh, Muhammad!] para que mediten sobre sus preceptos, y recapaciten los dotados de intelecto.} [Corán 38:29] Reflexionar sobre el Cor&a...

más

Dolor de cabeza durante el ayuno

Pregunta: Casi siempre tengo dolor de cabeza en especial cuando ayuno Respuesta: Querido hermano, Hay muchas razones por las cuales los dolores de cabeza se repiten continuamente, una de las principales es la jaqueca, el estrés mental, problemas de la vista, de las fos...

más

La mujer y el ayuno voluntario

La verdadera creyente también observa el ayuno Nafil en otros períodos además de Ramadán, si no le resulta demasiado difícil hacerlo. De esta forma, ella ayuna los días de ‘Arafat, ‘Ashura', y el noveno día de Muharram...

más

Él viaje de los deseos (Parte 2)

Jueves 27/06/2012

 Finalmente, el Día del Juicio llega y nuestro hombre deja su tumba con la demás gente, como langostas esparciéndose.
Está descalzo y desnudo, caminando en una tierra y bajo un cielo diferentes. Luego se queda con las criaturas sin escuchar nada más que un susurro silenciado.
Permanece sufriendo terriblemente bajo el sol abrasante, que está a sólo kilómetro y medio sobre las cabezas de las personas. Suda en exceso hasta que su sudor lo exaspera.
En ese punto, ve algo increíble.
Ve cómo los animales se reúnen en una escena que muestra cómo se establece la Justicia Divina definitiva.
Después que los animales son reunidos, empiezan a vengarse unos de otros en la medida en que las ovejas sin cuernos se vengan de las ovejas con cuernos que les dieron topes en esta vida. Entonces Al-lah, el Exaltado, les ordenará convertirse en polvo, y así ocurrirá de inmediato.
En ese momento, nuestro hombre se dirá a sí mismo: “¡Ay de mí! Si Al-lah le ha permitido a un animal, un ser irracional, que se vengue de otro, ¿cuál será mi destino? ¿Qué destino me espera cuando he golpeado personas, he maldecido, difamado y tomado ilegalmente el dinero de otros? ¿Qué va a hacer Al-lah conmigo?”
Entonces, aquellos a los que él haya agraviado y oprimido en esta vida mundana se apresurarán hacia él, lanzándole un sinnúmero de acusaciones: ¡Me golpeaste! ¡Me mentiste! ¡Me insultaste! ¡Tomaste mi dinero de forma ilegítima!
En ese momento, se dará cuenta de que ese es el día de la retribución, pero la redención será de manera distinta, a saber, a través de las buenas obras.
Por lo tanto, las personas a las que ha oprimido, engañado o insultado, se llevarán algunas de sus buenas obras. Si sus buenas obras se acaban antes de que haya pagado sus deudas por completo, se tomarán las malas obras de ellos y se añadirán a las suyas.
Aquí, recordará el destino de los animales después de la retribución y tendrá un deseo sorprendente: querrá ser polvo como los animales con el fin de no sufrir el tormento, {¡Ojalá fuera polvo [para no ser juzgado]!} [Corán 78:40]
Sin embargo, su deseo nunca se cumplirá.
Cuando llegue el tiempo de la distribución de los registros de las obras, verá a una persona tomando su registro con su mano derecha y anunciando alegremente: {Tomad y leed mi libro, ciertamente yo estaba seguro que sería juzgado.} [Corán 69:19-20], puesto que se habrá dado cuenta de que {Tendrá entonces una vida placentera, en un jardín elevado, cuyos frutos estarán al alcance de la mano.} [Corán 69:21-23]
Así que nuestro hombre estará esperando impaciente recibir su registro en la mano derecha, pero su mano izquierda girará hacia su espalda contra su voluntad hasta que su registro llegue a ella, y lo recibirá con su mano izquierda. En consecuencia, se dará cuenta de que está condenado. Gritará horrorizado, pidiendo otro deseo: {Ojalá no se me hubiera entregado mi libro. Ni tampoco se me hubiese juzgado. Ojalá hubiera sido definitiva [mi muerte].} [Corán 69:25-27]
Sin embargo, este es otro deseo inútil que no agregará nada al final.
En esta vida mundana, supongamos que un hombre tiene un niño pequeño al que ama mucho. Cada vez que su hijo enferma, desearía ocupar su lugar para concederle salud. Nunca habría vacilado en sacrificar su propia vida por el bien de su hijo si fuera necesario. Sin embargo, después de ver los horrores y tormentos del Día del Juicio, tiene otro deseo: desea rescatarse a sí mismo del tormento del Infierno, incluso a costa de su propio hijo. Ese es un día en el que {querrá el pecador salvarse del castigo de ese día ofreciendo como rescate a sus propios hijos} [Corán 70:11].
Los horrores de ese Día son tan duros que a uno le gustaría ser admitido en el Paraíso incluso a expensas de que su propio hijo sea lanzado al Infierno. No obstante, este no será más que un mero deseo igual a los anteriores.
Él entrará en el Infierno junto con sus deseos y sufrirá todo tipo de tormento: comer del árbol de Zarkum y beber agua hirviendo que deshace los intestinos. El tormento del agua hirviendo que se derrama sobre su cabeza y que derretirá lo que está en su vientre y su piel. También beberá el pus de la gente del Infierno, sus ropas serán de fuego y su sed y hambre serán incesantes, con comida que no satisfará su hambre y bebida que no saciará su sed.

 

 

© 2018 ,  Islamweb.net , todos los derechos reservados.